Los 5 ejercicios de los monjes tibetanos para rejuvenecer y alargar la vida | Receta Natural

Los 5 ejercicios de los monjes tibetanos para rejuvenecer y alargar la vida

En 1985, un libro llamado “El antiguo secreto de la fuente de la juventud” escrito por Peter Kelder publicó por primera vez un conjunto de 5 ejercicios tibetanos para rejuvenecer. Es un ritual practicado por los monjes tibetanos para mejorar su salud y vivir más tiempo.

Los beneficios de esta práctica, descritos en el libro, se han reanudado varias veces en los últimos años, hasta tal punto que estos ejercicios son muy practicados y extendidos en casi todo el mundo. Entre los beneficios de estos ejercicios: rejuvenecer el cuerpo, promover el sueño, dar energía, aliviar problemas en las articulaciones, ayudar a perder peso y mejorar la salud emocional al proporcionar una sensación de bienestar.

Ejercicio 1. En posición vertical, con los brazos estirados horizontalmente y las palmas hacia abajo, gire en el sentido de las agujas del reloj hasta que sienta un leve mareo. Para evitar sentirse mal, antes de comenzar, enfoque la vista en un punto preciso en línea recta. Cuando comiences a girar, mantén la vista en este punto. Inhale y exhale profundamente mientras realiza el ejercicio.

Ejercicio 2. Recuéstate en el suelo boca abajo. Extiende tus brazos y coloca tus palmas en el piso. Levanta la cabeza llevando la barbilla al pecho y también levanta las piernas en línea recta. Este ejercicio no es difícil, pero podría ser complicado para quienes tienen problemas de espalda. Inhale mientras levanta la cabeza y las piernas, y exhale cuando las baje.

Ejercicio 3. Arrodíllate en el piso con el cuerpo erecto. Coloque las manos sobre las nalgas e incline la cabeza hacia adelante, apoyando la barbilla en el pecho.
Mueva la cabeza lentamente hacia atrás, arqueando la columna vertebral. Inhale mientras alinea la columna vertebral, y exhale cuando regrese a la posición vertical. Detener inmediatamente en caso de dolor de espalda, cuello o rodillas

Ejercicio 4. Siéntese en el suelo con las piernas estiradas frente a usted y los pies separados por una distancia de unos 20 centímetros. Con el torso erecto, coloca tus palmas en el piso, junto con las nalgas. Acerque la barbilla al pecho y luego incline la cabeza hacia atrás mientras levanta todo el cuerpo para doblar las rodillas. Mantenga los músculos tensos mientras hace ejercicio.

Ejercicio 5. Acuéstese boca abajo, apoyando las manos en el suelo y doblando los dedos de los pies. Levanta el cuerpo arqueando la columna y devolviendo la cabeza.
Inhale mientras levanta el cuerpo y exhale cuando regrese a la posición inicial. Este ejercicio se recomienda para aquellos que sufren de dolor de espalda, sin embargo, en caso de dolor, deténgase inmediatamente.

Importante: este sitio web no brinda asesoramiento médico, ni sugiere el uso de técnicas como una forma de tratamiento para problemas físicos, para lo cual es necesaria la opinión de un médico. Si decide aplicar la información contenida en este sitio, el mismo no se hace responsable. La intención del sitio es ser ilustrativo, no exhortativo o didáctico.

Comments

comments